EL HÝPÓDROMO

La hípica y las carreras de carros eran pasatiempos muy populares en el mundo antiguo y los hipódromos fueron bastante comunes en las ciudades griegas durante los periodos helenístico, romano y bizantino.
Durante siglos en el hipódromo hubo una Cuadriga Triunfal o Caballos. En 1204, fueron tomados por las fuerzas venecianas durante el saqueo de la capital bizantina en la Cuarta Cruzada. Lo que ocurrió con el cuadriga después de la Cuarta Cruzada es desconocido. El Dogo de Venecia Enrico Dandolo envió los caballos a Venecia, donde se instalaron en la terraza de la fachada de la Basílica de San Marcos en 1254. Actualmente el Hipódromo es una plaza irregular en cuyo centro se eleva un obelisco egipcio de granito rojo, igual a las Agujas de Cleopatra en Alejandría; pero no es tan alto, cada cara presenta una línea perpendicular de jeroglíficos de grande dimensión; descansa sobre cuatro dados de bronce, cuya base es un pedestal compuesto de diversos trozos de mármol. A algunos pasos de dicho obelisco se ve otro elevado por los griegos a imitación de precedente.

La decadencia y pobreza de la estructura fueron en realidad producto de la rapacidad de los cruzados de 1204, quienes, habiendo conquistado la ciudad, tomaron el metal que recubría la columna y lo fundieron creyéndolo oro, para repartírselo en tanto que botín de guerra.

Entre ambos obeliscos se encuentra una especie de columna truncada de bronce, cuya parte superior falta. Se cree remataba en tres cabezas de serpiente, cuyos cuerpos enroscados forman la caña.

© DELiCiAS TRAVEL / NUR-I ZIYA SOKAK No16 GALATASARAY 34425 ISTANBUL TR / T. +90 212 444 30 22 / info@turquia.com